martes, 22 de marzo de 2016

ANECDOTARIO DE ABRAHAM LINCOLN --Hill Lamon



 ANECDOTARIO
DE ABRAHAM LINCOLN
Al año siguiente Tomás Lincoln fue a visitar a la señora Sara Bush viuda de Johnston. Según Samuel Haycroft, juez de paz de Elizabeth­town, Tomás dijo a la viuda:
—Bueno, señora Johnston; yo no tengo mujer ni usted tiene marido. Vengo con el fin de que nos case­mos. Yo la conozco a usted desde niña y usted a mí desde mozo. No tengo tiempo que perder. Si le parece, salgamos de esto ahora mismo.
—Tomasito —te respondió Sara—: verdad que te conozco muy bien y no tengo inconveniente en que nos casemos, pero no puede ser ahora mismo porque antes tengo que pagar algunas deudas.
Por lo visto, Tomás pagó las deu­das, pues según el juez Haycroft, a la mañana siguiente, 2 de diciembre de 1819, se casaron.
— WARD HILL LAMON

Un día después Tomás cargó los enseres de la casa de Sara en una carreta que consiguió prestada y salió con su nueva esposa y los tres hijos de ésta camino de Indiana. Lo que la segunda señora de Lincoln encontró en Pigeon Creek no era para alegrar el corazón: en una cabaña sin ventanas, con pisos de tierra, es­taban Abrahán, su hermana Sara y Dennis Hanks, desgreñados y sucios La señora le ordenó a Dennis que llevara el banco que estaba a la puerta y lo colocara fuera junto al abrevadero de los caballos y que llenara la artesa con agua limpia de la fuente..
Les dio un calabazo lleno de jabón blando y otro para sacar el agua y les dijo a todos que se lavaran antes de comer.
Abrahán amaba a su nueva madre y ella le tomó gran cariño. Ya anciana solía decir: «Sus pensamientos y los míos — lo poco que yo era capaz de pensar— corrían parejas». Y Lincoln decía: «Todo lo que soy, o espero ser, se lo debo a esa madre angelical». —
STEFAN LORANT

No hay comentarios:

Publicar un comentario