viernes, 18 de marzo de 2016

iEl gatillo! EL FANTASMA DE AGAR GEORGE OTIS



iEl gatillo!
EL FANTASMA DE AGAR
GEORGE OTIS

 Copyright Disclaimer Under Section 107 of the Copyright Act 1976, allowance is made for fair use for purposes such as criticism, comment, news reporting, teaching, scholarship, and research. Fair use is a use permitted by copyright statute that might otherwise be infringing. Non-profit, educational or personal use tips the balance in favor of fair us 

Pags. 85-92
 Helena de Troya, nos dicen los libros de historia, era una delicada joven de gran magnetismo personal. Estos le esculpieron un nicho permanente en las piedras de la historia: "¡ El rostro que echó mil barcos a la mar !"
 La Guerra de Troya no fue la primera ni será la última que se inicie por causa de una mujer.
Pero la historia demostrará (con todo el debido respeto a las damas) que las chicas bonitas han sido cicateras cuando se las compara con La conquista del poder como el gatillo No. 1 dE las guerras.
Durante mil años los dirigentes sedientos de poder han justificado la conquista tanto para sí mismos como para sus secueces. Durante milenios el Archiengañador ha podido hablar al oído de los dirigentes que tienen el potencial para lanzar las masas de la humanidad unas contra otras.
¿Por qué Satanás tendría que "hurtar y matar y destruir", haciéndolo todo por sí mismo,  si puede incitar a los hombres a actuar salvájemente unos contra otros?

Este. es el tipo de palabras que pone en movimiento los artefactos bélicos:

, "La pobre gente de la nación enemiga está tán oprimida. Sus líderes son malos y su sistema, injusto.
Por tanto, por el bien de esa gente maltratada, así como por el nuestro, debemos hacer el sacrificio de ir a libertarlos, a cualquier costo, de  la tiranía. Es justo que lo hagamos.   Por el bien de todos, se debe instalar nuestra justa dirección y mejor gobierno. Ningún medio será demasiado riguroso para conseguir este sublime objetivo. El fin justificará, cualquier medió que tengamos que utilizar. Al fin, nuestra guerra traerá paz. ¡Hacemos esta Guerra Santa en nombre del  derecho y la justicia humanos !"
La mayor parte de las guerras se hace para ejercer el poder. Para conquistar el poder o para impedir que otro lo conquiste.
Probemos este principio en varias guerras desatadas en este siglo . . .
La Primera Guerra Mundial del Kaiser Guillermo se inició en el pequeño polvorín de los Balcanes y por la conquista de poder y territorio. El loco Adolfo Hitler encendió la chispa de la Segunda Guerra Mundial por el lebensraum (espacio vital).
Japón efectuó su propia conquista de poder a través de Asia. El ataque de Corea del Norte a Corea del Sur procurando mantener la dominación comunista.
 El ataque interno de los comunistas chinos para dominar Indonesia en el régimen de Sukarno. La terrible guerra de Vietnam del Norte contra Vietnam del Sur. Las cuatro guerras de los árabes para recobrar el territorio y el poder de gobernar sobre el Israel de la actualidad.
Y así sucesivamente.
El PODER atrae a hombres y naciones: ya sea el oro, los cañones, las tierras o los pueblos. Y esto no cambiará hasta. que el gran reloj del Cielo indique que ha llegado la hora del . . . ¡ MILENIO !
Tal vez sea provechoso que tratemos de identificar EL GATILLO que iniciará el super-rápido, explosivo y espantoso final de esta era. Será una serie de eventos que, precipitándose uno tras otro, culminarán en los llanos de Meguido. ¡Y me temo que el petróleo sea el viscoso gatillo !
¿Qué es lo que enciende las lámparas del mundo? ¿Qué hace que sigan ronroneando suavemente los motores? ¿Qué refresca. al calor del día y calienta en las noches frías? ¿Qué es lo que pone asfalto en nuestras carreteras y combustible en nuestras máquinas de guerra? ¿Cuál es la materia prima de 3.000 productos de nuestra sociedad moderna? ¿Qué energías movilizan a la humanidad a través de las nubes? ¡ Oh !, sí; es ese feo y pegajoso légamo llamado petróleo. Los residuos de trillones y trillones de seres que vivieron en épocas remotas . . . el petróleo.
El hombre del siglo XX, en su extravagancia y miope planificación tecnológica, se ha estado ahogando en esta sustancia. Pero en estos días no oímos tantas voces chillonas que protesten por la contaminación
producida por el petróleo,
¿verdad?
Poco después de la "Guerra de Expiación" el mundo comenzó a moverse a paso de tortuga cuando los árabes (incitados por un jubiloso Kremlin) cerraron la válvula del petróleo. En pocos días, el mundo organizado industrialmente, sediento de petróleo, se inclinaba hacia La Meca. Pero ¿por qué? Bajo las arenas del Medio Oriente yace un enorme 53 por ciento de las reservas de petróleo del mundo.
 Dios identificó la herencia de los hijos de Israel con "toda la tierra de Canaán",
En otra parte de la Escritura, con el territorio que se extiende "desde el río de Egipto . hasta el río grande, el río Eufrates.
 Dios escondió bajo las dunas árabes un tesoro de energía para una civilización tan remota como la nuestra. Pero el FANTASMA DE AGAR y sus múltiples bisnietos, como eI rey Feisal y el resto del Islam, todavía caminan sobre esas arenosas colinas impregnadas de energía.
Leamos algo que sobre este mismo petróleo
Leamos algo que sobre este mismo petróleo escribió Dios a sus amados hijos  ( Los judíos )3500 años atrás  ". .. Por lo cual chuparán la abundancia de los mares y los tesoros escondidos de la arena" (Deuteronomio cap 33).
¿Cómo se extrae el "tesoro" petrolero?
Desde luego, se extrae mayormente por medio de tubos que lo succionan.
Solía pensar principalmente en la negación de alimento euando leía sobre el control que ejercerá el Falso Profeta durante la tribulación, usando su infamante "marca de la bestia": el número 666. Antes, parecía que esta maligna presión se podría aplicar  principalmente al control de las compras de alimentos. Pero a medida que se acerca ese día podemos ver que también podría ser un cruel factor de presión la negación de energía.
Se les negaría la calefacción a los que vivieran en climas muy fríos y rehusaran cooperar. Se les negaría la refrigeración a los que vivieran en los trópicos. Se les negaría la electricidad para las luces y utensilios de los que rehusaran llevar la marca. Se les negaría el combustible a los vehículos. Bien se podrían presentar estos problemas junto con los de la alimentación.
En el libro de Apocalipsis, durante el período del Caballo Negro y en la apertura del Tercer Sello -hambre- leemos:
"Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino." (Apocalipsis 6).
¿ Podría significar esto que hay que tomar las medidas necesarias para evitar que se dañe el petróleo proveniente de las arenas del que tanto ha llegado a depender la civilización moderna? Todavía se necesitará el petróleo durante Ia tribulación,
¿verdad?
Pero ¿no se alegra de que en medio de la crisis mundial de energía no haya eseasez de poder en el reino espiritual?
¡ Creo que ahora estamos en medio del más grande derramamiento de "Poder de lo Alto" que haya habido en los 6.000 años de historia de la humanidad !Todavía fluye abundantemente el aceite del Espíritu Santo y no se ha alzado su precio.
Sin embargo, sabemos que en el reino natural la crisis del petróleo es real. Ya ha afectado a cada hogar. Y los árabes todavía tienen bastante de esta especie de energía negra para aplacar  por un tiempo más la intensa sed de nuestra civilización.
El petróleo es, por así decirlo, una 'joya energética", tentadoramente ubicada en el casi indefenso Medio Oriente.
Hasta los árabes, pueblo políticamente sencillo, han demostrado poseer la capacidad de ganar, jugando con su as petrolero en este "poker" mundial.
 Imaginémonos, entonces, qué podría hacer el astuto oso, políticamente hablando, si tan sólo pudiera obtener esta carta dé "triunfo". Creo que podemos concluir que el petróleo es EL GATILLO que disparará la Tercera Guerra Mundial. ¡y es probable que esta gigantesca conflagración desemboque directamente en la del Armagedón !
Antes de dejar este delieado asunto, podríamos tocar ligeramente varios otros que se relacionan entre sí por nexos políticos y espirituales. Me siento orgulloso del pueblo norteamericano por rehusar abandonar a Israel durante su pesadilla del "Yom Kippur". Sabíamos que los árabes
usarían, en consecuencia, su  garrote petrolero para vapulearnos. El garrote funcionó bien y la mayoría de las otras naciones que dependían del petróleo saltaron junto a los árabes cuando esos jeques
les dijeron: "¡ Salten !"
Pero ahora debemos cobrar ánimos frente a una gran campaña para liquidar a Israel a medida que se agudiza la crisis del petróleo. Durante las primeras etapas de la conservación de la energía, no fue demasiado malo apagar los létreros luminosos y cerrar las gasolineras los domingos
.Llegará la prueba de nuestra disposición de bendeccr a los judíos a medida que dejen de ser novedad los sacrificios de energía, Guardaos de los sentimientos antisemiticos.
El "efecto diseminador" de la escasez de petróleo ha traído más inconvenientes: pérdida de empleos, escasez, alzas de precios y una pequeña depresión.
¡ Si podemos mantenernos firmes, veremos la salvación del Señor !

No hay comentarios:

Publicar un comentario