lunes, 28 de marzo de 2016

LA VISION DE LAS GENERACIONES --CAPÍTULO XI LOS JUDÍOS ASHKENAZIM Y LOS JUDÍOS SEFARDIM.



LA VISION DE LAS GENERACIONES 
Por Samuelson Ciudaddepaz
 
CAPÍTULO XI
LOS JUDÍOS ASHKENAZIM Y LOS JUDÍOS SEFARDIM.

     Con la ayuda de la historia entendemos que después de la destrucción del templo y de la ciudad de Jerusalén, a manos de los romanos, los integrantes de la tribu de Judá y Benjamín, más un remanente de las otras tribus, ellos y sus descendientes se dispersaron por todo el imperio romano y más allá de sus fronteras. Partiendo de esa época y pasando por la edad media, la época moderna y la contemporánea, fueron estableciéndose en aldeas, pueblos y ciudades de lo que en su tiempo llegarían a conocerse como los países de Francia, Alemania, Polonia, Austria, Checoslovaquia, Hungría, Rumania, Yugoeslavia, Bulgaria, Inglaterra, Italia, Dinamarca, Suecia, Holanda Finlandia y Rusia.   Las tribus de Benjamín y Judá llegaron a conocerse  de allí en adelante como judíos. Los que vivieron en Europa (exceptuando España Y Portugal), adquirieron características físicas muy especiales como : cabello rubio, ojos azules, piel blanca. Y como a la región de Alemania se le conocía con el nombre bíblico de Azkenaz, ellos se denominaron “los judíos ashkenazim”. Siendo perseguidos y asesinados en toda Europa en diferentes épocas.  Del pueblo azquenazi han surgido grandes financistas y multimillonarios, quienes han movido la economía de los países europeos.
En la segunda guerra mundial (1939-1945), fueron asesinados seis millones de judíos europeos ashkenazim. Los sobrevivientes fundaron el moderno  Estado de Israel, proclamando su independencia el 14 de mayo de 1948. (adelante veremos más sobre este tema)
Los judíos alemanes se olvidaron en gran parte del idioma hebreo, incorporando muchas palabras germánicas a su lenguaje lo que dio como resultado el idioma Yidish.

     En contraposición a los judíos askenazi y a su idioma yidish, existieron y aun existen, los judíos sefardim, pero ¿Quiénes son estos? ¿dónde y cuándo se formaron?
Consideremos aspectos de su formación histórica: Cientos de años antes de Jesucristo, una  parte de las diez tribus en su estado disperso, huyeron de la crueldad del imperio Asirio: “Rebaño descarriado es Israel; leones lo dispersaron, el rey de Asiria lo devoró primero, Nabucodonosor rey de Babilonia lo deshuesó después”1. Es por la razón de la extrema maldad de los asirios que el profeta Jonás se rehúsa llevarles el mensaje de arrepentimiento y por ende el perdón de Jehová, y lo más deseaba para sus enemigos era la ira divina. “Vino palabra de Jehová a Jonás, hijo de Amitai, diciendo: levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra ella, porque ha subido su maldad delante de mí. Y Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a Jope, y hallo una nave que partía para Tarsis; pagando su pasaje, entró en ella para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia Jehová”2.  En el corazón y mente de Jonás se encontraban el temor y el odio hacia los asirios, por lo que quiso huir de la comisión divina, lo  más lejos posible en sentido opuesto; pagando su pasaje, entró en ella para irse con ellos a Tarsis, lugar donde ya radicaban un buen número de hebreos. Su intención era refugiarse entre ellos. Sin embargo, se le olvidaba el Salmo 139:7-10. en donde dice:”¿A donde me iré de tu Espíritu? ¿a dónde huiré de tu presencia?.... si tomare las alas del alba y habitare en el extremo del mar, aun allí me guiará tu mano, y  me asirá tu diestra.”
Examinemos el mapa de Europa, especialmente la frontera entre España y  Francia, y veremos los Montes Pirineos, llenos de nieve, fortaleza natural divisoria y llena de obstáculos formidables para el paso de ejércitos conquistadores, por lo que 500 años antes de Jesucristo, el territorio de la península se ofrecía como el mejor refugio para una población que provenía de las diez tribus del desaparecido reino del norte de Israel, incluyendo remanentes del reino del sur.
Estos israelitas fundaron colonias en Iberia o Hispania y llegarían a conocerse como los judíos sefardim, sefardíes o sefarditas. Recomendamos leer uno de los libros más pequeños de la Biblia_-Abdías_. Esta profecía está dirigida a los judíos de Jerusalén,  que fueron a establecerse en España y Portugal.  Note muy atentamente  las expresiones ”El día  de su infortunio”,  “El  día que se perdieron”,  “ El día de su angustia”,  en el versículo 12 del único capitulo., añadiendo a esto”El día de su quebrantamiento” “El día de su quebranto”,”El día de su calamidad”, en el v.13.     .Es realmente el lamento de un  profeta  por la desaparición de las ovejas del padre. _Evangelio de Lucas 15:3-32. 
La población de España tiene su origen en la fusión de habitantes celtiberos, fenicios, cartagineses, visigodos, griegos, romanos, moros y judíos.
Después de la caída del imperio romano, se formaron reinos como los de León, Castilla, Aragón, Asturias y otros. Cada uno con su propia lengua de origen.
En el año 711 D. C. Tribus nómadas de África, los moros o moriscos invadieron la península? Todos los reinos de España cayeron bajo su dominio a excepción de Asturias y Vizcaya durante casi 800 años, los cristianos lucharon por recuperar su territorio.
Los reinos de Aragón, León, Castilla, Navarra, Cataluña, fueron de importancia en la guerra de reconquista. Durante esta ocupación, los moros dominaron provincias de Andalucía, como: Granada, Sevilla, Córdova y Málaga. En esta época florecieron las artes, la Filosofía, el Álgebra y la Medicina, tanto árabe como judía. Es justo decir que los moros no miraban a los judíos como enemigos en esa época, y en un ambiente de respeto desarrollaron la ciencia y la cultura de España.:incluso la literatura inglesa se refiere a ello. “...No te detengas  en esta tierra de sangre y de crueldad: encamínate  a Córdova, donde tu hermano vive seguro bajo el amparo del trono de Boabdil, porque menos crueles son  los moros con la raza de Jacob que los nazarenos de Inglaterra”.

Referencias.
      1 Jeremías  50:17     2  Jonás   1:2-3   3   Ivanhoe, Walter Scott, Editorial cumbre . México D.F.  1,954

No hay comentarios:

Publicar un comentario