martes, 29 de marzo de 2016

LA VISION DE LAS GENERACIONES CAPÍTULO XVI ISABEL DE CASTILLA Y FERNANDO DE ARAGON



CAPÍTULO XVI
ISABEL DE CASTILLA Y FERNANDO DE ARAGON; EXPULSAN  A LOS JUDIOS DE ESPAÑA

No hubo reinado español católico tan cruel para los sefarditas como el presidido por los monarcas Isabel de Castilla y Fernando de Aragón.
Por el matrimonio político de Isabel y Fernando, en el año 1,469, y la posterior unificación de sus reinos en 1,479, se fortaleció la lucha por la total recuperación del territorio español, que aun permanecía bajo el dominio musulmán.
Escudándose en su fanatismo religioso, ambos reyes en realidad lo que hicieron fue apropiarse de incalculables sumas de propiedades y tesoros, confiscándoselas en un marco legal a los sefarditas y a los nobles españoles que acogieron favorablemente la divulgación de las Sagradas Escrituras editadas en castellano, recibiendo por tanto el nombre de “Herejes” y traidores a la patria.
Así como se ha demostrado plenamente que en la segunda guerra mundial que Adolfo Hitler y los nazis, despojaron a los judíos europeos de sus cuentas de ahorro, inversiones y el oro de sus joyas personales para su provecho personal y para el financiamiento de la maquinaria industrial bélica que necesitaban. Así mismo los reyes  Isabel y Fernando despojaron de sus bienes a los judíos para financiar la guerra final contra los moros. Estos sucesos de la inquisición promovida por la monarquía española de fines del siglo XV y principios del siglo XVI, fueron la base de inspiración para Hitler y  su “inquisición” del siglo XX .
            La solución final “en su versión castellana se da el 30 de abril  de 1,492, cuando se promulga el decreto real que fija un plazo de tres meses para la total expulsión de los hebreos de España, que en parte dice:”Que ninguna persona, de los dichos Nuestros Reinos, de cualquier estado, preeminencia y condición que sean, no sean osados de recibir ni receptar, ni acoger, ni defender, publica ni secretamente, judío, ni judía, pasado el dicho termino de fin de julio en adelante para siempre jamás , en sus tierras, ni en sus casas ni en otra parte alguna de los dichos Nuestros Reinos y Señoríos , so- pena de perdimiento de todos sus bienes, vasallos y fortalezas, y otros heredamientos...”1
Ante esta actitud tan hostil  hacia los descendientes de “Abraham,  Isaac y Jacob” llegan a nuestra mente y corazón los pasajes bíblicos que expresan el “¡Ay! De los que dictan leyes injustas, y prescriben tiranía para apartar del juicio a los pobres y para quitar el derecho a los afligidos de mi pueblo; para despojar a las viudas, y robar a los huérfanos.  ¿Y qué haréis en el día del castigo? ¡A quién os acogeréis para que os ayude,... En donde dejareis vuestra gloria?”2
“...El trono de iniquidades que hace agravio en forma de ley¡ Se juntan contra la vida del justo, y condenan la sangre inocente.”3
“¡Ay de los que a lo malo dicen bueno!”4

          Referencias.

1.       Citado en “La Inquisición en Guatemala. Ernesto Chinchilla Aguilar Editorial Del Ministerio de Educación Pública. Guatemala. MCMLIII.
2.       Isaías 10: 1-3         3.  Salmos  94:20       4   Isaías  5:20

No hay comentarios:

Publicar un comentario