martes, 29 de marzo de 2016

LA VISION DE LAS GENERACIONES CAPÍTULO XVII “ANGUSTIA JUDÍA



CAPÍTULO XVII
“ANGUSTIA JUDÍA Y ERETZ ISRAEL”

     Los sefarditas se vieron obligados a tres opciones en este periodo:
*Su inmediata conversión al catolicismo, bautizándose públicamente adoptando así
   nombres castellanos y abandonando sus nombres y costumbres judías.
*Expulsión del territorio español, previa confiscación de su dinero, tierras y casas. Condenados a ser quemados vivos en la hoguera.  Los rabinos, ante tremenda encrucijada, encontraron una salida que a su parecer estaba bien, por no contrariar a la Torá; que les era permitido  a los judíos españoles “abrazar” la fe cristiana, porque de esa forma salvarían su vida y continuarían prolongando su linaje, con la amonestación de no abandonar en privado sus creencias judías tomando como referencia la vida de Esther, quien había ocultado su procedencia en la corte del rey Asuero.
También argumentaron que mientras los sefardíes no cometiesen asesinatos, actos de perversión sexual e idolatría , Dios comprendería la conversión simulada del pueblo hebreo.. Empero los eruditos rabinos advirtiendo que al paso de  varias generaciones, los judíos y sus descendientes olvidarían su origen, basándose siempre en la Torá, deciden poner señales, marcas, o claves como sombra y figura de los majanos o altares que edificaban los Patriarcas del Antiguo Testamento.
Dos conceptos fundamentales ligados a la espiritualidad e idiosincrasia del pueblo hebreo son: a) La tierra de Israel y b) El templo del Señor asentado en el Monte de Sión., Conceptos que nacen de estos pasajes escriturales. a) “En aquel día hizo Jehová un pacto con Abram, diciendo: A tú descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río Grande, el río Éufrates..”   b) “Porque ahora he elegido y santificado esta casa, para que esté en ella mi nombre para siempre; y mis ojos y mi corazón estarán ahí para siempre.”2 2a. Crónicas 7:16.

En España los apellidos patronímicos antiguamente, terminaban  con la letra “S” Lópes, Sánches, Méndes. por lo que las autoridades rabínicas tomando en cuenta que Jehová el Señor y  Dios del universo adicionó una letra al patriarca Abram, “Y no se llamará más tu nombre Abram, sino que será tu nombre  Abraham...”Gen. 17:5. 3
Aconsejaron en base ese mismo principio transformar la ultima letra de los apellidos terminados con la letra “S” por la letra “Z”; de tal forma que los apellidos citados anteriormente y que los llevaran los hebreos españoles o sus descendientes de tal forma que se escribieran así: López, Sánchez, Méndez.
Las razones esgrimidas por los rabinos sefarditas fueron, a) que la letra Z cuyo valor numérico en hebreo es el 7, y que uno de sus significados principales es justicia o ”justo” vendría a ser una señal o símbolo para los “anusim” para recordar su origen. b) Que la terminación “EZ”, estaba indicando el origen semita o judío de los portadores de esos apellidos de acuerdo a la frase Emigrante de Zión: EZ.
     La inquisición española hizo su parte con los conversos,  bautizándolos con apellidos que denotasen que ellos no tenían dignidad cristiana,  así surgieron los siguientes: Toro, Conejo, Vaca, Gato, Yegua, Cabeza de Vaca, Caballo, Asno, Borrego, Cabra, además  otros como Ríos, Peña, Vega, Montes, Árbol, Rivera, para indicar que los judíos no tenían alma cristiana y que eran merecedores de condena eterna.
En reacción opuesta, los israelitas, usaban apellidos con un alto sentido patriarcal, escritural, sacerdotal, y en general con una fuerte conexión a la tierra de Israel: Ángel, Cordero, Oveja, Pastor, Roca, Jacobo.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario