domingo, 27 de marzo de 2016

LA VISION DE LAS GENERACIONES PERDIDAS CAPÍTULO VII LOS JUDIOS ACUDEN A LOS ROMANOS.



CAPÍTULO VII
LOS JUDIOS ACUDEN A LOS ROMANOS.
      Muchos estudiantes de la Biblia, y de la historia secular, solo tienen conocimiento de los tiempos  finales de la provincia de Judá en tiempos de nuestro Señor Jesucristo, y de la destrucción de Jerusalén y de su templo, en los años del 67 al 70 de la era cristiana, considerando que Roma siempre fue enemiga de los judíos; desconociendo que al principio de esa relación, Roma llego a ese territorio como un aliado solicitado por el líder hebreo Judas Macabeo para librarlo de sus enemigos.
Leamos en el libro de Macabeos (Deuterocanónico) los versículos siguientes.
  1Ma. 8:1 “Llegó a oídos de Judas la fama de los romanos de que eran muy poderosos, que se mostraban benévolos con todos los que se adherían a ellos, y con quienes a ellos venían hacían alianza y amistad.
1Ma 8:2 Le contaron de sus guerras y de las hazañas que habían realizado en la Gaíia, apoderándose de ella y sometiéndola a tributo;"
1Ma 8:3  de cuanto habían hecho en España, apoderándose de las minas de oro y plata que allí hay y adueñándose toda la tierra con su prudencia y paciencia,
1Ma 8:4 no obstante estar este país muy distante de ellos; y cómo a los reyes que desde los confines de la tierra habían ido contra ellos los habían derrotado, infligiéndoles tan gran descalabro, que los restantes les pagaban tributo cada año."
1Ma 8:5 Y que a Filipo y a Perseo, reyes de los Kittim, los habían derrotado en guerra y los habían subyugado,
1Ma 8:6 y a Antíoco el Grande, rey de Asia, que estuvo en guerra con ellos y que tenía ciento veinte elefantes, y caballería, y carros, y ejército muy numeroso, le habían vencido
1Ma 8:7 y tomado prisionero, imponiéndole un gran tributo a él y a los que en el reino le sucedieron, obligándole a dar rehenes
1Ma 8:8 y a ceder las mejores provincias, tales como la Jonia, la Media y la Lidia, que aquellos cedieron al rey Eumenes.
1Ma 8:9 Los griegos quisieron ir contra ellos y aniquilarlos; pero, en cuanto les fue conocido el propósito,"
1Ma 8:10 enviaron contra ellos un general que los combatió, cayendo de los griegos muchos en el campo, siendo llevados cautivos las mujeres, y los hijos, saqueados los bienes, subyugada la tierra, destruidas las fortalezas y reducidos a servidumbre hasta hoy.
1Ma 8:11 A los demás reinos e islas, cuantos se les opusieron, totalmente los subyugaron.
1Ma 8:12 Pero a sus aliados y amigos que en ellos confían les guardan fidelidad, y así habían logrado dominar los reinos próximos y remotos. Cuantos saben de su fama los temen,
1Ma 8:13 y cuantos son por ellos ayudados para reinar, reinan, y a los que no quieren los destituyen, y así han adquirido gran poder.
1Ma 8:14 Entre ellos nadie lleva diadema ni viste púrpura para engreírse con ella.
1Ma 8:15 En vez de esto se ha creado un senado, y cada día deliberan trescientos veinte senadores, que de continuo miran por el bien del pueblo y por su buen gobierno.
1Ma 8:16 Cada uno encomienda a uno solo el mando y el dominio de toda su tierra, y todos obedecen a este único, sin que haya entre ellos envidias ni celos.
1Ma 8:17 Eligió Judas a Eupolemo, hijo de Juan, hijo de Acco, y a Jasón, hijo de Eleazar, y los envió a Roma para hacer con ellos amistad y alianza,
1Ma 8:18 librándose así del yugo del reino griego, pues veían que el designio de éste era someter a Israel a servidumbre.
1Ma 8:19 Llegaron a Roma después de un largo viaje, entraron en el senado, y, tomando la palabra, dijeron:
1Ma 8:20 “Judas Macabeo, sus hermanos y el pueblo de los judíos nos envían para hacer con vosotros alianza de paz y pedir que nos inscribáis en la lista de vuestros aliados y amigos.”
1Ma 8:21 Estas palabras fueron bien recibidas.
1Ma 8:22 He aquí la copia de la carta que escribieron en tablas de bronce, y que enviaron a Jerusalén para que les fuese memorial de paz y de alianza:
1Ma 8:23 “Salud a los romanos y al pueblo judío por mar y por tierra para siempre, y que la espada y el enemigo estén siempre lejos de ellos.
1Ma 8:24 Si el pueblo de los romanos fuera el primero atacado o lo fuese alguno de sus aliados en todo su imperio,
1Ma 8:25 el pueblo de los judíos les prestará auxilio, según las circunstancias lo dicten, con plena lealtad.
1Ma 8:26 Al enemigo no le dará ni suministrará trigo, armas, plata ni naves. Esta es la voluntad de los romanos, y guardarán este convenio sin compensación ninguna.
1Ma 8:27 Asimismo, si primero el pueblo judío es atacado, los romanos le ayudarán lealmente, según las circunstancias lo dicten,
1Ma 8:28 y al enemigo no le darán ni trigo, ni armas, ni plata, ni naves. Tal es la voluntad de los romanos.
1Ma 8:29 Conforme a estas condiciones se conciertan los romanos con el pueblo judío.
1Ma 8:30 Si después de este acuerdo unos y otros quisieren añadir o quitar alguna cosa, podrán hacerlo a voluntad, y lo añadido o quitado será o dejará de ser valedero.
1Ma 8:31 Cuanto a los daños que les ha causado el rey Demetrio, ya hemos escrito a éste diciendo: ¿Por qué impones tan pesado yugo sobre nuestros amigos y socios los judíos?
1Ma 8:32 Si vuelven a quejársenos de ti, les haremos justicia, haciéndote la guerra por mar y por tierra.
    
      De esta forma, judíos y  romanos entraron en contacto, y el resultado final de esta alianza fue la destrucción del templo de Jerusalén, y el cautiverio la dispersión mundial de los hebreos por parte de Roma.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario