jueves, 10 de marzo de 2016

PARABOLA DE LA NACION JUSTA 0011



 Parábola de la Nación Justa
Por Samuelson Ciudaddepaz

En la República de Buena Ventura,  la población reclusa  tiene que trabajar en los distintos talleres y fabricas  tanto estatales como privadas  que funcionan en las cárceles de rehabilitación. En  dichas fábricas se  producen  calzado, vestuario, alimentos  como pan, refinamiento de azúcar, artesanías, muebles, dulces, etc…

El recluso cumple su horario normal de trabajo y un salario que puede ser mensual o quincenal según convenio.

Sin embargo  el reo no recibe  su salario completo, puesto
Que se le deduce un porcentaje  de la siguiente forma.

50%
 Pago mensual de  alimentos, educación y medicina para sus hijos
10%
Deposito  en su cuenta de ahorro personal
X %
Pago de  alimentación mensual en prisión
X %
Pago de luz eléctrica y agua potable  en prisión.
X %
Pago de  costas de proceso judicial
X %
Pago de Servicio de Guardia de Presidios
X %
Si necesita servicios médicos
X%
Ahorro de Fondo de Restitución














Logros de esta doctrina.

1.   El recluso no es una carga para el  Estado.
2.   Los hijos del reo no son dejados a la deriva para ser  potenciales delincuentes
3.   El preso no se dedica al ocio y a maquinar nuevas fechorías.

La persona reclusa que no colabore trabajando  se le aplica justamente la sentencia bíblica.” os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma”.

“LEY DEL CUERVO”
“Porque todos los que sin ley han pecado, sin ley también morirán;”
Romanos 2.12

Lector analice la siguiente información.

Y tomó su amo a José, y lo puso en la cárcel, donde estaban los presos del rey, y estuvo allí en la cárcel.             Génesis 39.20
1 Y no tomaréis precio por la vida del homicida, porque está condenado a muerte; indefectiblemente morirá.   Números  35.31
…Porque si algún agravio, o cosa alguna digna de muerte he hecho, no rehúso morir;…  (Apóstol Pablo en Hechos  25.11
9 conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, 10 para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina, 11 según el glorioso evangelio del Dios bendito, que a mí me ha sido encomendado.   1 Timoteo 1. 9-10

 De manera  grafica Nosotros vemos los siguientes  puntos
En el principio del pueblo de Israel
No existían cárceles
En los pueblos contemporáneos funcionaban
cárceles para los diversos delitos
Un hombre de bien, prefiere morir antes que cometer un delito, y si lo hubiere cometido, no rehúsa el castigo por fuerte que sea. 


De los años de 1900 a 1960, en los casos de grave delito se les aplicaba la pena de muerte. Por ciertas cuestiones  decidió dejarse a un lado.
En algunos países de Latinoamérica algunas personas y organizaciones  argumentan de la siguiente manera.
“La pena de muerte no disuade al delincuente, no es efectiva, debe desaparecer”

Oyendo tales afirmaciones, los ciudadanos de Buena Ventura  razonan así-
Tampoco  la condena de cárcel  disuade a los delincuentes,; pero es necesaria para la  protección del  ciudadano honrado”

Vemos entonces que si   la pena de muerte no disuade el propósito criminal de  algunas personas, tampoco la pena de cárcel ha podido evitar a lo largo de los siglos el que haya personas que practiquen el asesinato, el secuestro y toda forma de crimen.  Sin embargo  no por eso  las sociedades se cruzaran de brazos, se rendirán y decidirán dejar en completa libertad a  los transgresores de la ley.
En el año de 1970, los legisladores de Buena Ventura aprueban 2 leyes especiales para  contrarrestar el crimen.  Dichas leyes  se conocen como:
1.   Ley de los  prefieren vivir sin ley. (“Ley del Cuervo”)
2.    Ley de pérdida de  la Nacionalidad (Criminales apátridas )



Un hombre de bien, prefiere morir antes que cometer un delito, y si lo hubiere cometido, no rehúsa el castigo por fuerte que sea. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario