jueves, 7 de abril de 2016

La Naturaleza brilante es quitada de Adán y Eva Capítulo VIII

LIBRO I DE ADAN Y EVA
Capítulo VIII
La naturaleza brillante del hombre es quitada.
 

1 Entonces Adán lloró y dijo: "Oh Dios, cuando vivíamos en el jardín, nuestros corazones se alegraban porque veíamos a los ángeles cantando alabanzas en el cielo, pero ahora no podemos ver como antes y cuando entramos en esa cueva toda la creación se nos fue oculta y no la podemos  apreciar."
2 Entonces el Señor Dios dijo a Adán, "Cuando estaban sometidos a mí, ustedes tenían una naturaleza brillante por dentro, por esta razón podían ver las cosas celestiales. Pero después de su transgresión, su naturaleza brillante les fue quitada y ya no pueden ver las cosas celestiales, solo lo que es de la tierra y que está al alcance de sus manos, la capacidad de la carne, que es brutal.”
3 Cuando Adán y Eva escucharon estas palabras de Dios, referente a su camino, lo alabaron y adoraron con un corazón triste.
4 Y Dios se apartó de ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario