jueves, 7 de abril de 2016

LIBRO DE ADAN Y EVA--La serpiente contra Adan y Eva

Capítulo VII
Las bestias se aplacaron.
1 Cuando Adán y Eva escucharon estas palabras de Dios, lloraron y se entristecieron aún más, pero Dios trajo fortalecimiento a sus corazones, pues ahora sentían que el Señor era para ellos como un padre y una madre, y por esta misma razón, lloraron ante Él, y le pidieron misericordia.
2 Entonces Dios tuvo piedad de ellos, y les dijo: "¡Oh Adán, he hecho mi pacto con ustedes, y no voy a cambiar, ni voy a dejar que vuelvan al jardín, hasta que mi pacto de los grandes cinco y medio días se cumpla! "
3 Entonces dijo Adán a Dios: Señor, nos creaste y nos hiciste aptos para estar en el jardín, y antes de que transgrediéramos tu mandamiento, hiciste que todas las bestias vengan a mí, para que les ponga nombre.
4 Tu gracia fue entonces sobre mí y nombré a cada uno de acuerdo a tu mente, e hiciste que todos ellos estén sujetos a mí.
5 Pero ahora, oh Señor Dios, que he transgredido tu mandamiento, todas las bestias se pondrán en contra mío y me van a devorar, y también a Eva tu sierva, y les cortaste la vida de la faz de la tierra.
6 Por lo tanto, te ruego, oh Dios, que nos has hecho salir del jardín, y nos has hecho estar en esta tierra extraña, no dejes que las bestias nos ataquen.
7 Cuando el Señor escuchó estas palabras de Adán, sintió piedad de él, porque lo que Adán dijo respecto a que las bestias del campo los atacarían era cierto, debido a que Dios estaba enojado por la transgresión que ellos cometieron.
8 Entonces Dios mandó a las bestias, y a las aves, y a todo lo que se mueve sobre la tierra, que vengan a donde Adán y se familiaricen con él, y que no tengan problemas con él y con Eva, ni con ninguno de sus hijos buenos y justos.
9 Entonces todas las bestias rindieron homenaje a Adán, según el mandamiento de Dios, excepto la serpiente, contra la que Dios estaba enojado y no llegó a Adán, con las bestias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario