miércoles, 6 de abril de 2016

LIBRO I DE ADAN Y EVA Capítulo VI



Capítulo VI
Amonestación de Dios a Adán y a Eva en el que señala cómo y por qué pecaron.
1 Y Dios los miró, pues estaban tendidos en el suelo como muertos, debido a su gran dolor.
2 Y decidió aumentarles su comodidad.
3 Por lo tanto, envió Dios su Palabra; y les mandó que se pusieran de pié de inmediato.
4 Y el Señor dijo a Adán y a Eva: Ustedes han transgredido por su propia y libre voluntad, y
salieron del jardín en el que yo los había colocado.
5 Por su propia y libre voluntad han transgredido a través de su deseo por la divinidad, la
grandeza, y un estado exaltado, como el que tengo, así que yo les privé de la naturaleza brillante,
que entonces tenían, y los hice salir del jardín, a esta tierra, áspera y llena de problemas.
6 Si tan sólo no hubieran transgredido mi mandamiento y habrían guardado mi derecho, y no
hubieran comido del fruto del árbol que le dije que no comieran, pues habían árboles frutales en el jardín, unos mejores que otros.
7 Pero el malvado Satanás no mantuvo su fe y no tenía buenas intenciones hacia mí, y a pesar
que yo lo había creado, me consideró inútil, y solicitó la Divinidad para sí mismo
; por esto yo lo
arrojé del cielo, pues ya no podía permanecer en su primera morada. El fue el que hizo el árbol
agradable a sus ojos, hasta que comieron, creyendo en sus palabras.
8 Así fue transgredido Mi mandamiento, por lo tanto, he traído a usted todos estos dolores.
9 Porque yo soy Dios el Creador, que, cuando creé a mis criaturas, no tuve la intención de
destruirlas.
Sin embargo, después de haber despertado tanto mi enojo, los castigué con graves
plagas, hasta que se arrepientan.
10 Pero, si por el contrario, siguen endureciendo su corazón, en su transgresión, estarán bajo
maldición para siempre

No hay comentarios:

Publicar un comentario