miércoles, 6 de abril de 2016

QUIÉN ME DIERA A BEBER DEL AGUA DEL POZO DE BELÉN-- fruta de MATASANOS"



QUIÉN ME DIERA A BEBER DEL AGUA DEL POZO DE BELÉN-- "LOS MATASANOS"


QUIÉN ME DIERA  A BEBER 
DEL AGUA DEL POZO DE BELÉN--
fruta de MATASANOS"
17 David deseó entonces, y dijo: !!Quién me diera de beber de las aguas del pozo de Belén, que está junto a la puerta!

De mis anécdotas o experiencias espirituales,que son un tesoro para mi...está la siguiente.

Corría el año de 2,002.
Una señora anciana llegaba regularmente a casa. Llevaba ese día dos o tres frutas de las llamadas "Matasanos" para regalarme. Un arbol y fruto despreciado que ya casí desapareció de los huertos frutales aquí en Huehuetenango. Durante mi niñez  comí algunos frutos de estos.

Información sobre la fruta de Matasanos
 https://espanol.answers.yahoo.com/question/index?qid=20080126201334AA4xamG
https://www.facebook.com/Costaricaysuhistoria/posts/153575394803836

Agradecí a la señora y luego  coloqué  los matasanos  en una mesa. La verdad, no me apetecía el saborearlos de momento.  Aunque  rememorando mi niñez en un momento pensé en comerlos. Luego recordé una conversación con una amiga muy apreciada por mi. Ella me había comentado que siendo adolescente en sus visitas a casa de su abuelo en Huehuetenango (En su niñez y juventud ella vivía en Guatemala ciudad) había comido  matasanos . Con un poco de reserva en cuanto a la calidad de la fruta ( recuerdo a mis lectores que esta fruta no es muy apreciada y hoy es desconocida por la niñez y juventud).
Tomando en cuenta lo anterior, tomé los matasanos en una bolsa, y mi mente "voló  hacia la historia de David en 2 Samuel 23.15. Por lo que escribí en  una breve nota el versículo siguiente:"15 Y David dijo con vehemencia: !!Quién me diera a beber del agua del pozo de Belén que está junto a la puerta!"
Con los tres matasanos  y la nota escrita me dirigí a casa de mi amiga para entregarselos. Ella había salido, por lo  que un familiar de ella me recibió el pequeño obsequio. 
La próxima vez que hablé con mi amiga, me contó lo siguiente.
La mañana que le llevé los matasanos, ella había sentido un deseo de comer esa fruta. Hacía  años, muchos... que ella no los comía.... por lo que se dirigió a una tienda de barrio, donde ella compraba sus comestibles. Como actualmente ya no es una fruta que se coma, allí no vendían matasanos,  ni para remedio...prácticamente era como buscar algo ya desaparecido.
 Cuando regresó a su casa, encontró la bolsa con los tres matasanos  justo en su punto para comerlos...además leyó la nota con el pasaje  que vivió Davids, el salmista de Israel. cuando deseó con vehemencia el beber  agua del pozo de Belén..el cual el salmista  David había probado en su niñez y juventud...
 Por mi parte  yo también quedé  gratamente de lo sucedido...los matasanos "despreciados", en esta ocasión habían sido obsequiados en el lugar donde más fueron apreciados...
Levanta del polvo al desvalido
    y saca del basurero al pobre
para sentarlos en medio de príncipes
    y darles un trono esplendoroso.
 1 Samuel 2:8-10Nueva Versión Internacional (NVI)

Levanta del polvo al pobre, Del muladar levanta al necesitado Para hacerlos sentar con los príncipes, Y heredar un sitio de honor

No hay comentarios:

Publicar un comentario