domingo, 31 de julio de 2016

EL VINO A LIBERAR A LOS CAUTIVOS Por Rebecca Brown --002

 EL VINO A LIBERAR A LOS CAUTIVOS 
Por Rebecca Brown

Cuando entró en el Memorial Hospital no sabía absolutamente nada de satanismo ni sabía de la existencia de Elaine, una poderosa bruja que vivía cerca de allí. Jamás pensó que su caminar con Cristo en aquel hospital iba a causar tanta conmoción en el mundo espiritual que las fuerzas de las tinieblas llegarían a encolerizarse de tal manera que buscarían su muerte. En efecto, se vio envuelta en una lucha titánica cuando Elaine, una de las principales brujas de Estados Unidos, a la cabeza de otras brujas armadas de todo el poder y las habilidades de la brujería, trataron de matarla.
El año de internado es el primer año de entrenamiento que recibe un médico que acaba de graduarse. Es con mucho el año de más intenso trabajo, y el más aterrador. Para Rebecca en el Memorial no fue diferente que para los demás, excepto que estaba constantemente consciente de que había algo extraño pero indefinible en cuanto a aquel hospital. Nadie parecía notarlo, ni siquiera sus colegas cristianos. Desde el principio halló una asfixiante atmósfera de odio, murmuración y lucha en el departamento y, sin duda, en todo el hospital. Era un ambiente de extrema frialdad. Esto, además de las enormes presiones físicas y emocionales del año, lo usó el Señor para que ella se acercara mucho más a El.
Desde el principio notó una inusitada resistencia al evangelio. Cada vez que hablaba de Cristo se negaban redondamente a escuchar. Es más, en sus primeros seis meses en el hospital, la administración mandó a retirar las Biblias que los Gedeones habían colocado en los cuartos de enfermos y colocó un aviso en cada estación de enfermería en el que advertía que cualquier empleado que fuera sorprendido «evangelizando» a los pacientes sería despedido en el acto. Y a cualquier pastor que fuera al hospital se le impedía visitar a quienes no fueran miembros de su iglesia; si las enfermeras lo sorprendían «evangelizando» a otros pacientes tenían la obligación de ordenar que los guardias lo sacaran del hospital y no lo dejaran entrar más. No se permitía servicio de capellanía, lo cual es inusitado. Era como si se estuviera haciendo un esfuerzo por impedir cualquier mención de cristianismo dentro del edificio del hospital.
A Rebecca la asignaron primero a la Unidad de Cuidado Intensivo. De inmediato se vio envuelta en un remolino de actividad. Trabajaba hasta 120 horas a la semana. Dado ese horario tan agotador, atribuía al cansancio el constante empeoramiento de sus condiciones físicas.
Entonces el Señor empezó a poner en su corazón que debía ir al hospital una hora antes todas las mañanas para pasarla en oración por aquella institución y aquella ciudad, para que el evangelio fuera proclamado y produjera fruto. Al empezar a obedecer y orar todas las mañanas antes del trabajo, repetidas veces se vio obligada  por el Espíritu Santo a orar que el Señor frenara el poder de las tinieblas en aquel lugar. A menudo se encontraba citando Números 10:35 donde Moisés dijo:
«Levántate, Jehová, y sean disipados tus enemigos, y huyan de tu presencia los que te aborrecen".

No sabía por qué oraba de aquella manera, y a veces hasta sentía que era extraño que lo hiciera, pero el Espíritu Santo siempre la impulsaba a orar así.
A medida que el Señor iba aumentando la carga que sentía por las almas de aquel lugar empezó a orar diariamente que el Señor le permitiera ponerse en la brecha del hospital y de la ciudad como en Ezequiel 22:30-31:
"y busqué de ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese al portillo delante de mí por la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé. Por tanto derramé sobre ellos mi ira; con el fuego de mi ira los consumí: torné el camino de ellos sobre su cabeza, dice el Señor Jehová».
Rebecca no estaba segura de lo que aquello de ponerse «en la brecha» o «al portillo» significaba, pero le pedía al Señor que la usara.
Durante sus primeros meses en el Memorial, Dios le enseñó una valiosa lección de dependencia total en El para su trabajo médico. En una ocasión, ya tarde en la noche, un paciente ingresó en la Unidad de Cuidado Coronario con un agudo dolor en el pecho, presión alta y posible ataque al corazón. Rebecca debía examinar y cuidar al paciente aquella noche. Este le dio una lista de las medicinas que estaba tomando, entre las que había una que era particularmente buena para bajar la presión arterial y simultáneamente disminuir el trabajo del corazón. Sin vacilar le dijo que estaba tomando cierta dosis y Rebecca lo creyó. Entonces le dio la misma dosis para bajarle la presión y aliviar el trabajo del corazón con la esperanza de prevenir un ataque. Lo que no sabía ella era que aquella dosis era muy peligrosa a menos que el paciente hubiera llegado gradualmente a acostumbrarse a ella.
Una hora más tarde, las enfermeras la llamaron para decirle que la presión del paciente había descendido mucho, que estaba en shock y que al parecer iba a morir. Rebecca llamó a su superior, le explicó la situación y le preguntó qué podía hacer para contrarrestar los efectos de la medicina que le había dado. Su jefe, con toda frialdad, le dijo que había cometido un error estúpido y que no había nada que pudiera hacerse, excepto esperar a ver si el paciente vivía o moría. No había medicina que contrarrestara el efecto de la que le había dado. Y añadió que él mismo había cometido un error semejante como interno y que el paciente había sufrido serios daños en el corazón como resultado del shock y que casi había muerto.
Muchos pensamientos se arremolinaban locamente en la cabeza de Rebecca mientras caminaba a solas por los oscuros pasillos de la Unidad de Cuidado Coronario (UCC) para ir a ver al paciente. Sentía remordimientos, temor y autorreproche. Un sudor frío le recorría la espalda al pensar que con toda probabilidad había matado a una persona. De pronto el Espíritu Santo le mostró el error de los pensamientos que la atormentaban. Había estado pensando: «Dios hizo un universo de orden en el que las causas y los efectos se suceden en forma ordenada. Por culpa de aquel estúpido error aquel hombre probablemente morirá. Como la medicina era absolutamente irreversible, el efecto se produciría, por lo que no había necesidad ni siquiera de orar o esperar que Dios interrumpiera el orden universal por aquella estupidez».
Con suavidad el Espíritu Santo inundó todo su ser con el conocimiento cierto de que ella era diferente. ¡Ella era hija del Rey! Por tanto, tenía un privilegio especial que los demás médicos no tenían. Tenía derecho a pedirle a Dios el Padre, en el nombre de Jesús, que corrigiera su error. Esa era una de las muchas cosas por las que Jesús había muerto en la cruz.
Abruptamente dio media vuelta y corrió a la capilla y se echó sobre sus rodillas delante del Señor. Le pidió fervientemente que corrigiera su error, ya que era una hija del Rey afianzada en hebreos 4:16:
«Lleguémonos pues confiadamente al trono de la gracia para alcanzar misericordia, y hallar gracia para el oportuno socorro».
Se levantó y regresó a la UCC. Al llegar encontró que la presión del paciente había vuelto a la normalidad, ¡y no tenía dolor! Un nuevo electrocardiograma reveló que el corazón estaba trabajando perfectamente bien. Lo dieron de alta dos días después sin ningún daño en el corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario