martes, 9 de agosto de 2016

EL VINO A LIBERAR A LOS CAUTIVOS Por Rebecca Brown -SANGRE

 EL VINO A LIBERAR A LOS CAUJTIVOS
Por Rebecca Brown

Asistimos a muchas clases en las que nos enseñaron a ampliar y a usar mejor nuestros «poderes». Sandy me llevó a la primera reunión con Las Hermanas de la Luz. Mucho más tarde descubrí que me habían estado observando desde mi niñez, desde el momento de la venta de mi sangre que habían realizado Helen y Grace.
Sandy me llevó a una inmensa iglesia satánica del plantel como dos horas antes de la reunión más importante de la noche. El sol se ponía ya y la iglesia entera estaba oscura, excepto por trece velas en círculo situadas en el piso al frente de la iglesia que arrojaban fantasmagóricas sombras sobre las trece figuras sentadas en el piso, una detrás de cada vela. Al acercarnos pude notar que eran trece mujeres, todas vestidas iguales, en blancas túnicas largas con capuchas puntiagudas en la cabeza. Estaban sentadas sobre las piernas cruzadas sobre el bien pulido piso de madera, con la espalda erguida y los brazos doblados sobre el pecho, contemplando en absoluta concentración la vela que cada una tenía delante.
Las velas eran de más de medio metro de largo y siete centímetros de diámetro. Eran de cera negra y se asentaban sobre una tira de papel re cubierta de escritura de fino trazo. Las mujeres no llevaban joyas ni ornamento de ningún tipo. No había movimiento en ellas excepto el continuo y tenue canto y tarareo en que elevaban sus oraciones a Satanás. Se sentía allí un poder que me tuvo fascinada e impávida. Al sentarme y contemplarlas durante las dos horas de ceremonia, sentí revolverse fuertemente el inexplicable poder que dentro de mí había.
Me sentí compelida a regresar la siguiente noche a ver la misma ceremonia. Sabía que eran Las Hermanas de la Luz porque Sandy me lo dijo. Los demás miembros de la secta las llamaban «madres», y pocos sabían que se trataba de aquella élite. Jamás revelaban a un varón su identidad ya que los varones estaban excluidos del grupo. Sin embargo, son el poder y la fuerza principal de la secta, y constituyen un secreto estrictamente guardado aun dentro de la secta misma. No toleran debilidades en ninguna de sus miembros; las débiles son destruidas. Hay muy pocas jóvenes entre ellas.
Después de la ceremonia de la segunda noche una de aquellas mujeres se me acercó. Me dijo que había notado mi interés y que ya sabía de mi extraordinaria fuerza, que le gustaría que entrara en algún programa de adiestramiento. Eran sencillas y agradables y me dijeron que podían enseñarme a incrementar grandemente mis poderes como ningún otro grupo podía hacerlo. Me tragué el anzuelo con cordel y plomada.
Primero me hablaron de la grandeza que alcanzaría, de cómo podía valerme del poder que había dentro de mí para obtener lo que necesitaba, y lo que quisiera tener. Aquel poder procedía de Satanás, no de Dios. Fueron los primeros en decirme aquello, y me dijeron también que Satanás es el único dios verdadero. Me enseñaron a entonar sus cánticos y tarareos. Me dijeron que si quería algo, solo tenía que encender mi vela y poner mis oraciones debajo. No solo peticiones a mi favor, por supuesto, pues no debía ser egoísta. Podía orar por la mejoría de una persona o por su caída, no importaba, siempre y cuando hubiera el nombre de otra persona en el papel además del mío.
Por fin llegó el último día. Yo ya estaba lista para el regreso. De pronto me vi frente a la realidad de que la bondad de la gente del campamento no era más que una fachada y que mi participación ya no era en juego, ni voluntaria. Cuando me encontré con Sandy para el regreso me dijo que Las Hermanas de la Luz le acababan de decir que a mí y a otras personas «bien dotadas» nos estaban dando un entrenamiento especial. Me dijo que el gran sacerdote y la gran sacerdotisa querían hablar conmigo en la iglesia antes de que me fuera.
Fui a la iglesia y entré junto con otros. En seguida unos guardas armados se situaron frente al pequeño grupo a la entrada de la iglesia. El gran sacerdote nos dijo entonces que habíamos sido seleccionados para unirnos a La Hermandad, lo cual significaba firmar con nuestra propia sangre un contrato con Satanás en una reunión a la siguiente noche. Le pregunté qué decía el contrato y se me dijo que yo estaba entregando a Satanás mi cuerpo, alma y espíritu a cambio de muchas «bendiciones». Se nos dijo que si no queríamos hacerlo emplearían cierta «persuasión» para hacernos cambiar de opinión. Les dije que de ninguna manera iba yo a firmar un contrato así. La gran sacerdotisa me tomó aparte y me informó que no tenía alternativa. La miré fijamente a los ojos y le dije:
-¡Vete al infierno, perra asquerosa! Creo que ustedes son horrendos, así es que no voy a firmar nada.
Inmediatamente un guarda de gran estatura que esgrimía una metralleta se puso detrás de mí, me agarró el brazo por la muñeca y me lo dobló hacia atrás y hacia arriba con tanta fuerza que sentí que se me partía. Me ordenó que me arrodillara ante la gran sacerdotisa y le pidiera perdón por mi falta de respeto, y que si no lo hacía, me iba a estar golpeando hasta que lo hiciera. Enfurecida le grité:
¡Pues empieza ya, porque no me voy a arrodillar ante ninguna mujer!
Me lanzó un manotazo con toda su fuerza y me dio con el puño en la sien. No supe más de mí hasta que desperté en una celda de metro y medio. Era una celda totalmente vacía con un duro piso de madera. La puerta tenía una ventana pequeña que daba a un pasillo desde el que me podían observar. Estaba casi completamente oscuro. Estuve veinticuatro horas allí, veinticuatro horas que me parecieron días. No me dejaban dormir con unos altoparlantes a todo dar. Me repetían que toda gloria, honor y honra había que dársela a Satanás. Que tenía que pedirle perdón a Satanás. Que Satanás era el dios del universo. Me dijeron que tenían vigilada a mi familia, y que si no aceptaba sus dictámenes y regulaciones y firmaba el contrato, los iban a torturar y a matar. Durante todo aquel tiempo me privaron de agua y alimento.
La noche siguiente dos guardas me condujeron a otro cuarto donde me esperaban dos de Las Hermanas de la Luz. Me ayudaron a bañarme, me pusieron una túnica de satín blanca sobre el cuerpo desnudo. Estaba descalza. La túnica llegaba al piso y me la amarraron a la cintura con un cordón blanco. Me pusieron una capucha puntiaguda y mangas largas sueltas. No tenía ornamento de ningún tipo. Las mujeres me dijeron que no debía luchar más, que no podía eludir mi destino. Me hablaron de las grandes «bendiciones» que recibiría de «mi padre Satanás».
Me llevaron a la reunión en una camioneta cerrada para que no viera el lugar, pero no era la iglesia satánica del campamento. Solo pude darle una mirada al exterior del edificio cuando me arrastraban hacia adentro. No tenía ventanas y estaba en un bosque. Parecía algo así como el almacén de granos de una granja, aunque estaba aislado, y había algo de paja en el piso de madera interior.
El edificio estaba débilmente iluminado por muchas velas mortecinas a lo largo de las paredes. Las velas estaban en grupo de tres: una negra, una roja y una blanca en cada grupo. Había de doscientas a trescientas personas sentadas en burdos bancos de madera de frente a la entrada del cuarto. En la entrada había una plataforma de madera rodeada de llameantes antorchas sobre pilotes de metro y medio de alto. Al frente, en medio de la plataforma, había un altar de piedras sin labrar que parecía una montura de caballo. (Más tarde me enteraría que de veras  era, para permitir una fácil movilización.) Las piedras eran grises con muchas manchas oscuras, resultado de la sangre de los muchos sacrificios de animales y seres humanos realizados en aquel altar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario