domingo, 16 de octubre de 2016

ARMAGEDON - LA DECADENCIA DE ESTADOS UNIDOS Y RUSIA WALVOORD

 ARMAGEDON
CERCANO ORIENTE; PETROLEO Y CRISIS
JUAN F. WALVOORD Y JUAN E. WALVOORD

 EL CHANTAJE DEL PETROLEO ARABE
EN EJECUCION LA PROFECIA. DEL
TIEMPO DEL FIN
La Biblia predice que cerca del fin de los tiempos de los gentiles se iniciará un nuevo alineamiento de naciones, formado por una Confederación del Mediterráneo que tendrá gran poder político y económico. Hasta ahora no ha habido ni la riqueza ni la necesidad internacional para que se efectúe tal cambio en el equilibrio del poder. El alto precio del petróleo, que las naciones industrializadas de Europa no pueden seguir pagando, puede dar por resultado la formación de una sociedad monopolista económica, convenio comercial en el que el petróleo se trocaría por los productos agrícolas y el desarrollo industrial que necesita el bloque árabe. El poder de tal sociedad eclipsaría rápidamente lo que Estados Unidos o Rusia pudieran lograr durante los próximos cinco años. Las implicaciones políticas y económicas que afectarían al mundo no serían menores que las que ocurrieron cuando el imperio romano combinó muchas naciones en una unidad político-económica que dominó la cuenca del Mediterráneo.
El factor más significativo en la actual situación del Cercano Oriente es que éste ha llegado tan arriba en el ejercicio del poder mundial como nunca antes lo había logrado. Desde el punto de vista bíblico, ésta es la evidencia más dramática de que se está instalando el escenario mundial para la batalla de Armagedón.
LA DECADENCIA DE
ESTADOS UNIDOS Y RUSIA
Aunque Estados Unidos y Rusia son las dos potencias mayores de la escena internacional, la profecía no indica que hayan de tener una gran participación en los acontecimientos del tiempo del fin. No hay ninguna profecía específica, con respecto al papel que desempeñará Estados Unidos, lo que indica que su contribución será secundaria mientras el mundo sigue su marcha hacia la batalla de Armagedón. También Rusia, según las Escrituras proféticas, está destinada a perder su poder e influencia. En cambio, en el Cercano Oriente surgirá un nuevo centro de poder político y económico, se levantará un nuevo líder y se iniciará una nueva y rápida serie de acontecimientos para los cuales la actual situación sirve de excelente y bien equipado escenario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario