domingo, 23 de octubre de 2016

LA NACION QUE SE SALVO A SI MISMA- BRASIL-MURMULLO DE ORACIONES

LA NACION QUE SE SALVO A SI  MISMA 
Por Clarence Hall
MURMULLO DE ORACIONES

HASTA en las favelas, barrios pobres de chozas miserables que circundan a muchas ciudades brasileñas, y blancos predilectos de la propaganda roja, se formaron células de CAMDE. Una de ellas nació en una favela de Río llamada Rocinha cuando una humilde lavandera recurrió a doña Amélia en  busca de ayuda. "Este lugar", le dijo la pobre mujer, "está repleto de comunistas. Dicen que quieren enseñarnos a leer y a escribir, y nos dan cine. Pero los únicos libros que tienen son cartillas cubanas; las únicas películas que nos muestran son de guerrilleros cubanos".
Pronto se formó en Rocinha una célula de CAMDE "cuyo centro fue la casa de la lavandera. Se organizaron clases de lectura y escritura, se repartieron circulares y folletos. Al poco tiempo las mujeres de Rocinha fueron capaces de discutir con los rojos en igualdad de niveles y les decían a los propagandistas de candidatos comunistas al Congreso y a los que mandaba la Unión Nacional de Estudiantes: "Aquí no los queremos, ya sabemos lo que buscan ustedes". Los rojos seguían adelante en busca de campos más propicios.
La propagación de las organizaciones femeninas fue algo asombroso. Algunas se convirtieron en sucursales de CAMDE; otras, como LIMDE (Liga de Mujeres Demócratas) de Belo Horizonte, tenían identidad propia.
Las mujeres de Belo Horizonte, capital de Minas Gerais, quizá el Estado más firmemente anticomunista de todo el Brasil, eran la personificación del valor. Cuando la Unión Federal de Trabajadores Iberoamericanos, dirigida por los rojos, anunció que iba a celebrar una reunión general en su ciudad, en la cual hablarían como número especial del programa dos organizadores rusos, las dirigentes de LIMDE enviaron este corto mensaje: "Tengan la bondad de enterarse de que, cuando llegue el avión que trae a bordo esos hombres, encontrará centenares de mujeres tendidas en el campo de aterrizaje". Con esa amenaza fue bastante. El avión no aterrizó en Belo Horizonte; siguió, adelante y fue a parar a Brasilia.
Esas mismas mujeres hicieron otra demostración igualmente eficaz en febrero pasado. Iba a reunirse en Belo Horizonte un "congreso de reforma agraria", y el propio Leonel Brizola sería el orador principal. Cuando Brizola llegó al recinto, lo encontró lleno de bote en bote; tan colmado estaba que no pudo hacerse oír entre el cascabeleo de los rosarios y el murmullo
 de 3000 mujeres que rezaban por la salvación de su patria. Brizola salió a la calle y la encontró igualmente colmada de mujeres en oración hasta donde le alcanzaba la vista. El hombre abandonó Belo Horizonte y en el bolsillo se llevaba uno de los discursos más violentos que había escrito en su vioda ... sin haberlo podido pronunciar 

.En el  el lapso de doce meses había grupos de mujeres trabajando activamente en todas las ciudades principales del Brasil, desde Belén, en el norte, hasta Porto Alegre, en el sur.

No hay comentarios:

Publicar un comentario