viernes, 4 de noviembre de 2016

"ACTOS DE BARBARIE" -HISTORIA DEL EVANGELIO EN COLOMBIA

HISTORIA DEL CRISTIANISMO EVANGELICO EN COLOMBIA
Por FRANCISCO ORDOÑEZ
1956

Pero el año 1948 fué por muchos conceptos un año trágico 
en la historia nacional. Las ambiciones políticas llevadas al ex- 
tremo lanzaron al país en un ambiente cargado de amenazas y 
zozobras; hechos de sangre ocurrieron en distintos lugares del 
país, se declaró turbado el orden público y las fuerzas militan- 
tes de variadas tendencias desencadenaron la más sangrienta 
racha de feroces represalias, en forma tan cruel y despiadada que 
nos hace recordar el vandalismo de épocas remotas, que ya con- 
siderábamos superadas para siempre. La iglesia católica, que 
según podía notarse, había esperado desde mucho antes una 
oportunidad semejante de desorden social, inició sin pérdida de 
tiempo una insistente campaña encaminada a hacer aparecer a 
las iglesias y grupos protestantes como enemigos del gobierno, 
agentes subversivos, cómplices de revoltosos y guerrilleros. lEn 
consecuencia se desató al amparo del caos político, la persecu- 
ción religiosa más violenta que hayan sufrido los cristianos 
evangélicos en las últimas décadas. 
361 
El 27% de los templos evangélicos cayeron reducidos a es- 
combros y cenizas. Ciento diez escuelas primarias fueron ce- 
rradas por orden oficial o por efectos de la violencia armada; 
muchos edificios evangélicos dedicados al culto o a la enseñan- 
za fueron arbitrariamente ocupados para diversos fines, por 
agentes oficiales o con la complicidad de ellos. En muchas oca- 
siones el atropello fué cometido por los curas párrocos al fren- 
te de turbas enardecidas. Centenares de cristianos sufrieron la 
pérdida de sus bienes, encarcelamientos y torturas espantosas; 
y no menos de sesenta mártires sellaron con la muerte, a ma- 
nos de los verdugos, el heroico testimonio de su fe; escribiendo 
con su propia sangre un capítulo más en la conmovedora histo- 
ria del Cristianismo. Los hechos llegaron a ser tan escandalosos 
y repugnantes que la misma prensa católica levantó su grito de 
protesta
 
 Copiamos en vía de testimonio un artículo publica- 
do en la página editorial en el número 2.076 del periódico "El 
Nacional", de Barranquilla, con fecha 2 de octubre de 1951. Di- 
ce así : 

"ACTOS DE BARBARIE" 

"Fue teatro ayer Colombia de otro acto de salvajismo reli- 
gioso, de esos que en los últimos años han exhibido al país desde 
la prensa mundial como una caterva de bestias salvajes. Cerca 
a Cali fué dinamitado un templo protestante. La explosión se 
produjo a las cuatro de la mañana y se asegura que por lo me- 
nos tres personas murieron y otras quedaron heridas de tan re- 
pugnante atentado contra la civilización universal. Hace unos 
meses un ministro protestante fué encontrado castrado y muer- 
to, amarrado a un árbol . . . Entonces la prensa mundial ocupó 
sus columnas editoriales señalando este hecho terrible y tre- 
mendo como digno de una intervención universal para sancio- 
narlo. Reproducían los diarios de todo el mundo párrafos de 
una de esas espantosas circulares eclesiásticas del Obispo de 
Santa Rosa de Osos, en que se recomienda el exterminio de to- 
dos los anticatólicos, incluyendo entre los anticatólicos el parti- 
do liberal colombiano. . . 

"Por qué tratamos de humillar nuestra Iglesia ante el mun- 
do? Cómo es posible que las autoridades eclesiásticas no con- 
denen asesinatos, atentados dinamiteros y hechos tan tremen- 
dos contra una iglesia hermana de la católica, como es la pro- 
testante, y más, mucho más, si tenemos en cuenta que es exclu- 
sivamente a los ejércitos protestantes de Estados Unidos e In- 
glaterra a los que debe el Vaticano su vida ahora? No son los 
protestantes los que levantan la barrera que detiene el ejército 
ruso hacia Roma? Qué sería de la iglesia católica sin esas de- 
fensas protestantes ? . . . 
362 
"Nos imaginamos cómo serán los comentarios contra este 
pobre país de los 50.000 caídos en revueltas desde 1948 a estos 
días, en la prensa mundial. En los Estados Unidos, por ejem- 
plo, no pueden comprender cómo es que se quiere imponer en 
pleno Siglo XX la religión a culatazos. Ni lo comprenden tam- 
poco en México, ni en Cuba, ni en Argentina, ni en Venezuela, 
ni en parte alguna del continente. La figura del Padre Jordán 
bendiciendo los puñales en Málaga como 'armas que cuando se 
esgrimen para defender la religión católica son benditas', es co- 
sa que no puede ser entendida por las gentes de esos pueblos bue- 
nos, trabajadores y confiados, en donde cada quien practica la 
religión que quiera y todos respetan la del prójimo." 
 
 Este edi- 
torial fué traducido y publicado en varios periódicos de los Es- 
tados Unidos y otros países y más elocuente que todo lo que nos- 
otros mismos pudiéramos añadir. 

Al mismo tiempo, las restricciones oficiales en torno a la 
moribunda libertad religiosa iban haciéndose más aflictivas ca- 
da día. Se prohibió la entrada de nuevos misioneros al país, se 
clausuraron poco a poco todos los programas radiales de carác- 
ter evangélico, se prohibió el libre reparto de nuestra literatu- 
ra, se nos vedó el uso de la prensa y se impartieron normas ofi- 
ciales de estricto "Control de actividades no católicas" ; ponien- 
do a los evangélicos casi al margen de la ley. La iglesia católi- 
ca, en cambio, haciendo uso de las ilimitadas facilidades de que 
goza, lanzada desde los órganos hablados y escritos, algunos de 
carácter oficial, los más audaces e infundados ataques contra la 
obra evangélica, llegando a decir en más de una ocasión que "ha- 
bía llegado el momento de acabar con los enemigos de la iglesia." 
Las consignas más horrendas sembraban el terror, y el horizon- 
te parecía más brumoso cada vez. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario