domingo, 27 de noviembre de 2016

MUSULMANA ENCUENTRA A JESUCRISTO- GULSHAN ESTHER

EL VELO RASGADO
POR GULSHAN ESTHER
Y THELMA SANGTER
----desenvolví la funda de seda verde y saqué el Corán en urdu.
Sostuve el libro en mi mano por un momento. Ansiaba
mucho oír de nuevo aquella voz, con su afirmación de que
mis oraciones eran oídas y que había un camino de sanidad y
esperanza. La forma oírlo de nuevo, supe instintivamente,
era obedecer su instrucción de leer. Y entonces, llena de
curiosidad y tristeza y sin la menor idea de cuán importante
era este acto. Dije Bismillah. Abrí el libro y comencé a leer.
Entonces los ángeles dijeron: "¡Oh María! En realidad,
Dios te anuncia la buena noticia de su Verbo. Su
nombre es el Mesías Jesús, hijo de María
, considerado
en este mundo y en el otro, y hasta por aquellos que
están inmediatos a Dios. El hablará a los hombres,
tanto a los que están en la cuna como en la edad
madura. Y será del número de los justos ...
"

_________________________________
 Se fue de nuevo y cuando el silencio me envolvió, abrí mi
Corán en urdu y leí nuevamente el pasaje del Sura "Los
Imrans", que ahora era el foco de mi atención:
"Con el permiso de Alá daré visto a los ciegos, sanaré
a1 leproso, y resucitaré los muertos a la vida
.••

 

Había bastante más que yo no entendía. Muchos eruditos
inteligentes habían tratado de dar sus interpretaciones sobre
el profeta Jesús quien, dice este Sura, fue un ser creado,
hecho del polvo, como Adán y sin embargo uno que podía,
por el poder de Alá, hacer todos esos milagros. Que él era
importante, yo no lo podía dudar, pero ¿quién era ese profeta
que conocía mi necesidad y que podía hablar conmigo desde
el cielo como si estuviera vivo?

Yo había perdido mi compañera más querida, y delante de
mí se extendía una vida vacía. Sin embargo, había brotado
en mi corazón una semilla de búsqueda y de esperanza. Un
día, algún día, lo sentí como algo seguro, descubriría el
secreto de Jesús,
el profeta misterioso,
escondido tras un
velo en las páginas del Santo Corán


No hay comentarios:

Publicar un comentario