viernes, 10 de marzo de 2017

AVENTURA EN EL RIO IXCAN- 1985- Por Samuelsonciudadepaz



 AVENTURA EN EL RÍO IXCÁN- 1985
 Por Samuelsonciudaddepaz
Huehuetenango
Guatemala
  
Cuando conocí la aldea de Yulmacap, en Santa Cruz Barillas, me pareció un lugar  interesante. Un lugar muy caluroso, su tierra  de barro rojizo, donde se sembraba muy bien el café y el cardamomo. La escuela queda situada a media montaña, lo que en parte atenuaba el calor. A eso de las 4 de la tarde la montaña ocultaba ya  al sol y empezaba enfriarse  un poco el ambiente.

   Con un par de meses de llegar a Santa Cruz Barillas, Huehuetenango, estaba con un maestro en un comedor de  ese  pueblo, cuando observé que en la otra mesa había unos jóvenes con un coche de monte (pecarí). Al preguntarles donde habían capturado ese animal, contestó uno de ellos que vivían en la aldea de Yulmacap . Siendo la primera y única vez que  pude observar un animal de esos, 12 años después supe que ya no se miraba un coche de monte por  las montañas de Yulmacap.

   En el mes de marzo de 1985, seis meses después de llegar por primera vez a Yulmacap, quisé conocer el rio Ixcán. En el mencionado año laborábamos dos profesores. Invité al otro maestro a que conociésemos el río, pero el dijo que ya lo conocía y que prefería ir a jugar futbol a Barillas con el equipo de magisterio. Hablé con el lider de la aldea y el me dijo que me acompañaría. Planificamos que saldríamos un día viernes a la una de la tarde. Después de terminar mis labores de maestro. A la hora convenida llegó mi acompañante con otro joven que quería acompañarnos.  Al avanzar por el camino de descenso hacia el río, fueron saliendo de sus casas otros señores y en total se formó un grupo de 10 a 11 personas que  llevaban sus mantas y viveres, así como tortillas y café.  Todos  ellos de la etnia Kanjobal. Siendo yo el único en el grupo de etnia ladina-  Yo iba sumamente alegre y mis ojos no se cansaban de admirar todo. Como a la  hora de caminar llegamos a un punto donde se abríó a mi vista un hermosos cuadro  donde al fondo serpenteaba el rio Ixcán. Allí tome unas fotos y alguien de los señores me tomó una foto donde aparezco con el líder de la aldea de ese entonces, don Diego Francisco.
  !Oh! Qué maravillosa sensación de paz y libertad al contemplar el río Ixcán.
Don Diego Francisco, lider de Yulmacap, descansa en un recodo del camino.
 Un viernes de Marzo de 1985- tres de la tarde

     Para llegar al rio y verlo de cerca caminamos otra hora hasta llegar  a la hamaca de los “Todosanteros”.

 Fotos de Río Ixcán- Marzo de 1985.

Yo-  Maestro .Samuelsonciudadepaz - Año de 1985.Río Ixcán. Yulmacap, Barillas.
YoMaestro-Samuelsonciudaddepaz. Río Ixcán. Yulmacap, Barillas, Huehuetenango

  Después  los señores empezarón a voltear las piedras de la orilla del río buscando unos animalitos que yo nunca habia visto, que si no recuerdo mal les llamaban “Juch”. Cuando ya tenían varios en un bote, los pusieron en unos anzuelos de metal amarrados a una pita de cáñamo y los lanzaron al río.

   Como hombres previsores mandaron a un joven al otro lado del río , a una aldea llamada Piedras Blancas que distaba como 45 minutos para decir  a los patrulleros civiles que hacían guardia a la entrada  del lugar, que eramos vecinos de la aldea Yulmacap , y que si miraban actividad en el río y de noche algunas fogatas por ese lado de la hamaca que  eramos los vecinos de Yulmacap.

   Entrada la noche, encendimos fuego y comimos lo que llevábamos. Yo llevaba mi radio de pilas y recuerdo haber sintonizado una radio de la capital de Guatemala, la famosa “5-60“. Mientras escuchaba música, me tendí entre la  arena y una piedras dispuesto a dormirme. Minutos más tarde escuché al líder de la aldea que habló en su idioma a sus compañeros, y al poco rato regresaron con unas varas de árbol y sembraron cuatro alrededor mío y luego le  pusierón una manta de nylon arriba., pero el viento soplaba y no ayudo mucho. Yo estaba muy contento y emocionado. Pues no era una noche común para mí.  Creo que dormí un buen rato, cuando desperté  al escuchar que los señores hablaban, me levante y ví que  tenían dos animales llamados tepescuintles ya muertos. Serían aproximadamente las tres de la mañana.

   La mitad del grupo  habían ido cerca de la hamaca de los “Todosanteros”, puesto que don Andres Diego, al pasar cerca de ese lugar con ojo experto había notado un “comedero”, de esos animales al pie de un árbol de zapote, que por cierto no tenían fruto que pudiésemos aprovechar. Don Andrés/Lesh (uno de los primeros alumnos inscritos en la escuela cuando se fundó la misma), guardó un animal para su casa y compartió el otro para él. Volví a conciliar el sueño.

Como a las cinco de la mañana todavía soplaba un viento, me levanté y fui donde el grupo, ya tenían un tespcuintle en una olla, cocinándolo. Me invitarón un buen trozo de carne y recuerdo que primero sentí su sabor como la gordura que rodea la carne de res, y abajo su sabor era como la carne de pollo en caldo. La pesca no fue abundante, pues apenas don Lesh sacó un pescado mediano y unos pequeños. comí también elotes (mazorcas de maíz tierno) asados al fuego. Despúes de desayunar recorrimos parte del rio  y regresamos ese día sábado a la aldea.

 Amanecer  inolvidable en el Río Ixcán, por el lado cerca de "La Hamaca de los Todosanteros"-En la foto, un señor, vecino de la aldea yulmacap, y  Maestro Samuelsonciudaddepaz- 5.30 de la mañana- Marzo 1985

Don Andrés Diego, lider y vecino de la aldea Yulmacap,  en esta excursión cazó 2 tepescuintles y pescó 2 peces de buen tamaño. Marzo de 1985

Señores de la aldea de Yulmacap. que me acompañaron en mi aventura al río Ixcán. por la pasrte de la hamaca de los Todosanteros.
  


2 comentarios:

  1. Excelente historia, donde puedo encontrar la continuación?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer y comentar.Todavía no he escrito la continuación de estos maravillosos recuerdos del ayer.

      Eliminar