jueves, 9 de marzo de 2017

CHIMUSINIQUE- Por Tánchez Palacios

  Se publica como un reconocimiento y homenaje al escritor Huehueteco
 NARRATIVA
ARNOLDO EDILBERTO TANCHEZ PALACIOS-Q.E.P.D
2004



"CHIMUSINIQUE, 1900"
Era una llanura, como un espejo verde.
Año, 1900.
¡Por fin, Salvador Recinos, vas a venderme tus tierras, todas, mi ganado necesita pasto!.
 -¡No Emilió, todas éstas tierras están designadas para cobijar en el futuro a una gran descendencia!.
Emilio Saldívar, originario de México había venido a Huehuetenango a buscar tierras fértiles, para sembrar y para mantener un gran número de cabezas de ganado. Conoció a Salvador Recinos, hicieron amistad y pronto quiso sus tierras. Era Chimusinique.
 Salvador Recinos, dueño de una enorme extensión de tierras pudo en esa ocasión vender a Emilio Saldívar lo que éste quería. Pero Salvador Recinos, humilde hombre de campo no era ambicioso al dinero, pensaba en una simiente que con los años poblaría ese lugar de Chimusinique en el año 1900. Unos decían, era herencia, pero jamás se tuvo noticias de los ancestros de Salvador Recinos. Otros más, que todo lo había comprado a unos fugitivos del régimen de Justo Rufino Barrios. Algunos murmuraban que tenía pacto con el diablo. Emilio Saldívar no insistió más ante la negativa de Salvador Recinos.
¡El lugar es bello, me gusta! —dijo Saldívar-. 
¡El viento de aquí es la vida! —arguyó Salvador. Agregando. ¡Podes quedarte en mi casa todo el tiempo que desees, así, recorrerás los campos, y será en mi casa todo el tiempo que desees, así, recorrerás los campos, y será la mejor respuesta, que comprenderás, porqué no puedo vender las tierras donde nací!... .año, 1900.
Habían nacido a esa fecha, Juan, Lisandro, María, Cruz, José, Angel, Francisco, y Esteban, todos de apellido Recinos, hijos de Salvador Recinos. 
 Noviembre, año, 1900.
Salvador Recinos fue apuñalado, siendo el primer asesinato ocurrido en Huehuetenango. Se mencionó como responsable al mexicano Saldívar, nunca más se le encontró. Las autoridades sospecharon también sobre un complot de familia. Se sabía que Salvador Recinos no quería heredar a nadie, su intención era que toda la tierra fuera de todos, sin divisiones.
La partición de las tierras de Chimusinique comenzaron a la muerte de Salvador Recinos. Dicha partición no se hizo pacíficamente. Hubo peleas entre hermanos. Hubo sangre.
Las llanuras de Chimusinique perdieron su libertad. Después, por mucho tiempo existió la guerra de odio, entre hermanos, hijos de un tal Salvador Recinos. El primero que habitó y fue dueño de las tierras fértiles de Chimusinique, dejando una simiente que hasta hoy habita esas tierras empezadas a labrarse con odio en el año 1900.
Era una llanura, como un espejo Verde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario