jueves, 9 de marzo de 2017

LOS CABALLEROS HUEHUETECOS DE ANTAÑO- Tánchez Palacios


  Se publica como un reconocimiento y homenaje al escritor Huehueteco
 NARRATIVA
ARNOLDO EDILBERTO TANCHEZ PALACIOS-Q.E.P.D
2004

I.    LOS OTROS PERSONAJES
Ellos, elegantemente, levantaban el fino sombrero de la cabeza y saludaban por la calle al vecino y a toda dama.
Estos quc inundaron ahora las calles levantaban el arma blanca para intimidar.
Todos, hoy, son los grandes desconocidos, el uno con el otro. Ese es Huehuetenango (Ahora)

 X.    LAS CINCO CALLES. —ESE BOQUERON
Calle de arena y ventisca.
Una enorme pila con ocho lavaderos fue el atractivo y sonaba por el lugar el nombre de Elena "Bamba", la incansable acarreando agua de esa pila con una tinaja de barro sobre la cabeza.
CincO-cálles: cuesta, El Boquerón, la calle de la venta de licor clandestino directo a don Tuy y las ménades, la calle hacia los Pinitos, la que se tomaba o se venía de allí: el centro de la ciudad y la corta calle de "Los Guevara". Esas Cinco Calles donde hubo un crimen, donde paseó La Llorona, donde erigieron el busto de don Adrián Recinos, que nadie sabe quien fue y, que en vida no hubiese aceptado humillante distinción.
Ese lugar que jamás tuvo fotografías y en silencio también a un costado se erigió un basurero. El Boquerón, Las Cinco Calles, para deambular de las almas atrapadas en el tiempo, para volverla fastidiosa con el comercio
y tronar de automóviles con gente violenta. Estas Cinco Calles no son historia apenas el conteo final de una que otra memoria.
28/junio/03
 

XI.    LAS COCINAS.
Es la primera avenida. Sólo una cuadra, tercera y cuarta calle. Las cocinas de siempre en las afueras del mercado central. Se inicia el siglo veintiuno y han pasado cerca de noventa años y las generaciones de señoras de estas cocinas siguen avivando el día y la noche (12 y 19 hrs.) con los gritos:

"Su cocido marchante, pasá el almuerzo está caliente, la tortilla salidita del comal, hay cocido, hay  arroz con carne, hay guisado, fresco, café.-¿Qué querés entoncés?- pasá, hay lugar."
Las generaciones de noventa años en las cocinas de esta ciudad, una herencia que niega a borrar la tradición y cada día se escuchará una voz femenina:
"Pasá marchante, hay cocido" 

No hay comentarios:

Publicar un comentario