jueves, 27 de abril de 2017

TORTURADO POR CRISTO- BUSCANDO LA LUZ

 Torturado por Cristo

Richard Wurmbrand


Una relación de los sufrimientos y testimonio

 de la Iglesia Subterránea en los países tras la Cortina de Hierro.




Traducido y adaptado por
                                                                    CARLOS A. MORRIS

Cada una de las circunstancias que vivía con los rusos estaban llenas de poesía y de profundo significado.
 Una hermana que difundía el Evangelio en las estaciones del ferrocarril, dio mi dirección a un oficial que demostró interés.
Una tarde llego a mi casa. Era un teniente ruso, alto y de buen parecer.
Le pregunte: “¿En que puedo servirle?”
Me contesto: “He venido buscando la luz”
Comencé a leerle las partes mas esenciales de las Sagradas Escrituras y entonces coloco su mano sobre la mía y dijo: “Le ruego con todo mi corazón no me conduzca al error. Pertenezco a un pueblo mantenido en la oscuridad. Por favor, dígame. ¿Es esta la autentica Palabra de Dios?” Le asegure que si era. Me escucho por horas – y acepto al Señor Jesús como su Salvador.
En materia de religión no hay nada de superficial en los rusos. Ya sea que luchen en contra de ella o estén a su favor, buscando a Cristo, ponen siempre toda su alma en ello. Por esta razón en Rusia cada cristiano es un misionero, ganador de almas. A esto se debe que no haya en el mundo otro país tan maduro y fructífero para el evangelio. Los rusos son por naturaleza uno de los pueblos mas religiosos de la tierra. El curso del mundo puede ser cambiado radicalmente si nos ocupamos activamente de darles el Evangelio.
Es trágico que esta tierra de Rusia y su pueblo estén tan hambrientos de la Palabra de Dios y que sin embargo parezca como si todos los hayan olvidado o descartado.
En un tren un oficial ruso iba sentado frente a mí. Le había hablado de Cristo solo unos pocos minutos, cuando el me interrumpió con una verdadera ola de argumentos ateos. Marx, Stalin, Voltaire, Darwin, y otras citas contrarias a la Biblia fluyeron de su boca. No me daba oportunidad para contradecirle. Hablo durante casi una hora para convencerme que no había Dios. Cuando termino le pregunte: “Si no hay Dios, ¿Por qué reza Ud. cuando tiene problemas?” Reacciono como un ladrón sorprendido robando y me contesto: “¿Cómo sabe que rezo?” No le permití que se escapara. “Yo le hice una pregunta a Ud. primero. Le pregunte ¿Por qué reza? Por favor, ¡contésteme!” Inclino su cabeza y reconoció: “En el frente de batalla, cuando los alemanes nos rodeaban todos rezábamos. No sabíamos como hacerlo, solo atinábamos a decir: “Dios y espíritu maternal”” – en realidad, ante los ojos de Aquel que escudriña los corazones, estoy seguro que era esa una buena oración.
Nuestro ministerio con los rusos ha dado mucho fruto.
Recuerdo a Piotr (Pedro). Nadie sabe en que prisión rusa murió. ¡Era tan Joven! Tendría quizás unos 20 años. Llego a Rumania con el ejército ruso. Se convirtió en una reunión secreta y me pidió que lo bautizara.
Después del bautismo le pregunte cual era el versículo de la Biblia que mas le había impresionado y había influido en el para venir a Cristo.
Dijo que había escuchado atentamente cuando en una de nuestras reuniones secretas yo había leído en el capitulo 24 de Lucas la historia de Jesús que encontró a los dos discípulos que iban hacia Emaus. Cuando estaban cerca del pueblo, “Hizo como que iba mas lejos”. Piotr dijo: “Me pregunto por que Jesús dijo eso. No había duda que deseaba estar con sus discípulos. ¿Por qué, pues, dijo que deseba ir mas lejos? Le explique que Jesús es cortes. Quería tener la seguridad de ser bien recibido. Al darse cuenta que así era, entro gozosamente en la casa de ellos. Los comunistas son descorteses. Procuran penetrar por la violencia dentro de nuestros corazones y mentes. Nos obligan a escucharles desde la mañana hasta la noche. Lo hacen a través e sus escuelas, radioemisoras, periódicos, revistas, carteles, películas, reuniones ateas. Hay que escuchar continuamente su propaganda atea, quiérase o no. Jesús, en cambio respeta nuestra libertad. Golpea suavemente la puerta. “Jesús me ha ganado por su cortesía”, dijo Piotr. Este evidente contraste entre el comunismo y Cristo lo había convencido.
El no ha sido el único ruso que se impresiono por esta faceta del carácter de Jesús (Yo, como pastor, jamás había pensado en ello de esa manera).
Después de su conversión, Piotr arriesgo muchas veces su libertad y aun su vida, por pasar de contrabando literatura y ayuda de la Iglesia Subterránea rumana y rusa. Finalmente fue apresado. Se que en 1959 todavía estaba en la cárcel. ¿Ha muerto? ¿Esta hoy en el cielo o continua la buena batalla en la tierra? No lo se. Solo Dios sabe donde se encuentra hoy.
Al igual que el, muchos otros no solo se convirtieron. Nunca deberíamos detenernos en nuestra obra, al ganar un alma para Cristo. Solo hemos hecho la mitad del trabajo. Cada alma ganada para Cristo debe ser transformada en un ganador de almas. Los rusos no solamente se convertían, sino que llegaban a ser “misioneros” en la Iglesia Subterránea. En su trabajo por Cristo, actuaban con valor y temeridad, siempre aclarando que era tan poco lo que podían hacer por Cristo, en vista de que El murió por ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario