domingo, 16 de abril de 2017

EL FRASCO DE AGUA DEL JORDAN--Algún día verás el fruto de tu Amor-



EL FRASCO DE AGUA DEL JORDAN
Por Dorothy Wlaworth
jUNIO DE 1945
Mamá era la única que podía tocar aquel frasco precioso. No permitía mi padre que nadie pusiese sus manos en el recipiente que contenía el agua sagrada del Jordán. En la tabla más alta del librero, como en peana de santo, recibía las miradas reverentes de cuantos entraban en el despacho rectoral.
Al estudiar, en 1892, para ministro protestante, mi padre creyó obedecer la voluntad de Dios. Para hacerse más digno de servirle en ese estado, procuró adquirir ilustración superior a la corriente. Concluidos sus estudios, hizo un viaje a Tierra Santa, la que recorrió casi toda, sin usar  nunca vehículo ni cabalgadura, pués donde Nuestro Señor anduvo a pie, no quería él transitar de otra manera. Habló con los pastores mientras sesteaba el rebaño; se detuvo a orillas del mar de Galilea a ver a los pescadores entregados a sus faenas. En el Jordán, llenó del agua de ese río un frasco de cristal, que hacía cuatro litros y medio.
Mucha  era la gente que acudía a  la rectoral a ver el agua del Jordán. En aquel entonces, la Tierra Santa parecía lejanísima.
¡Era  tan raro encontrar en los
Estados Unidos una persona que hubiese ido por allá ¡
En pascua florida mi padre bautizaba a los niños con agua del Jordán. El contenido del frasco mermaba a ojos vistas. Llego ´por fin el día en que quedó apenas lo suficiente para un bautizo.
Aquellas gotas de agua, decía mi padre, debían reservarse para una ocasión especial. Aguardándola estuvo largo tiempo, sin que hubiese  siquiera barruntos de la criatura en cuyo bautismo debía consumirse el resto del precioso liquido.
Así las cosas, llegó el día de bautizar a la hija de un feligrés muy rico, presidente de la junta de patronos de la iglesia.
Se trató de influir en el ánimo de mi padre para que bautizase  a la niña con el agua del Jordán. ¡Cuántas ventajas reportaría el hacerlo así!
Apremiado, consintió a medias, “Pero antes”, dijo en tono resuelto, “voy a hacer un viaje. Que el síndico de la congregación prediqué por mí el próximo domingo”.
Siempre que mi padre sentía  que su espíritu necesitaba renovado aliento y consuelo salía de viaje. No en viaje de placer. Se iba a pasar unos días entre los que se ganan la vida con el sudor de su frente.
Antes que se pusiera de moda hablar del evangelio social, ya  mi padre lo predicaba y practicaba. Y hacía lo posible por saber  cómo lo pasaban y cómo vivían los trabajadores de la región en los altos hornos y en lás fabricas de conservas alimenticias.
Este viaje, emprendido a mediados del invierno, llevó a mi padre a pasar diez días en un pueblo de la Virginia del Oeste entre mineros del carbón. Habló con ellos en pozos y galerías. Compartió su pan en la media hora de descanso del almuerzo, en la oscuridad débilmente iluminada por la lámpara de trabajo
En una de tales ocasiones, un minero, hombre él recio y altote, se le acercó y le dijo tocando con el índice la crucecita de oro que mi padre llevaba en la solapa.
__Cura, ¿eh¿
__Precisamente cura no__contestó mi padre__trabajo en la viña del señor.
__Tengo un hijo recién nacido…¿Quiere bautizármelo?
Era un polaco. Acababa de llegar de su tierra. Sus camaradas lo llamaban Gus.   Al punto mi padre adoptó su resolución. Volvió al hotel. Le telegrafió a mi madre: “Manda agua del Jordán. Cariños”.
Mi madre se alegró interiormente, desde luego. Más, para cerciorarse de la voluntad de mi padre, le puso otro telegrama: “Lo has pensado bien?.  Acuérdate del presidente”.  A esto respondió mi padre; “Requetepensado.  Despreocúpate”.
Era domingo. Nevaba copiosamente. Mi padre se presentó en la choza de cinc y papel embreado en que vivía Gus. Llevaba en una mano el frasco de agua del Jordán. En la otra, un talego de papel lleno de comestibles. En el único cuarto de la vivienda, mal calentado por una estufilla de petróleo, hacia frio.
En una canasta, envuelto en delgada manta de algodón, había un niñito, pálido, menudo, al cual no le hubiese dado nadie muchos días de vida. A un lado de la canasta estaba Gus. Al otro, su mujer. Ambos tenían pintados en la cara el contento y el orgullo. Unos cuantos vecinos asistían a la ceremonia
 Gus apenas sabía inglés. Su mujer no entendía una sola palabra. Mi padre tuvo que valerse de los vecinos como intérpretes para explicarle al matrimonio que aquella agua con que iba a bautizar a su hijo era del Jordán, y que acarreaba particulares gracias y bendiciones.
_¿Cómo quieren ponerle al niño?__preguntó mi padre.
__Jorge__respondió Gus.
Mi padre vertió el agua de la botella en una tacita blanca que prestó un vecino. Rezó una oración. Tomó al niño en los brazos y dijo: “Jorge, yo te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo”.
Y con el pequeño todavía en los brazos, continuó: “Quien escandalizare a uno de estos parvulitos que creen en Mí, mejor le sería que le colgasen  del cuello una de esas piedras de molino que mueve un asno y, así, fuese sumergido en el profundo del mar”. Se detuvo y añadió con voz imperativa: “!Gus, compra unas mantas y una estufa grande¡”
 Mi padre volvió de aquel viaje con la ropa tiznada de carbón y los bolsillos vacíos. Ya se habrá adivinado que fue él quien dio a Gus el dinero para las mantas y la estufa.
Al bautizar a la  hija de su rico feligrés, le explicó  todo: “He empleado el agua del Jordán, según los designios de Dios”. Y nadie, ni el mismo padre de la niña, se atrevió a preguntar__por lo menos en aquel momento__cuáles habían sido esos designios.

Al cabo de tres meses se recibió una carta de Gus, escrita por un amigo. Decía así: “Muy señor mío: Me canso de decirle a la gente que usted bautizó a mi hijo con agua del río ese, y que mi hijo recibió gracias especiales, y habrá de ser un joven muy bueno; pero nadie me cree: Escríbame una carta para mostrársela a todos y que me crean”.
 Mi padre escribió la carta. Se la mandó a Gus, junto con un mapa de Palestina en que estaba el Jordán marcado con tinta roja, y un ejemplar de la Biblia con los versículos en que se narra el bautizo de Cristo subrayados.
Por espacio de varios años observó la costumbre de enviarle a Gus una tarjeta por pascua florida con la misma pregunta: “¿Cómo está el niño que bautice con agua del Jordán’” Nunca recibió respuesta.
 Pasaron veinte años más. Mi padre siguió trabajando en la viña del Señor. Estalló la primera guerra mundial. Mi padre cayó enfermo. Tenía la certeza de que le quedaban solo unos meses de vidas
 El último acto en que tomó parte fue una venta pública de bonos de la Libertad. Dio principio con unos oficios en la iglesia. De Washington nos habían mandado una verdadera constelación de celebridades: un congresista, un par de actrices y, como astro de primera magnitud, un joven capitán del ejército que tenía una hoja de servicio brillantísima.
La iglesia estaba llena. En el altar se veían las banderas de las naciones aliadas. Mi padre en opinión de sus feligreses, predicó el sermón más elocuente de su vida
Concluyó el acto. Salió la   concurrencia. El capitán quedó solo junto a la barandilla del presbiterio. Era un mozo gallardo. Tenía el pecho cubierto de condecoraciones. Mi padre se acercó a él.
__Es un honor tenerlo a usted aquí__le dijo estrechándole efusivamente la mano
 Es usted tal y como yo me lo  había imaginado__contestó el militar__¿Sabe? Usted y yo nos hemos conocido antes de ahora. Hace mucho tiempo. Lo sé por mis padres.
 Ellos me lo han contado muchas veces. Y me han repetido constantemente que eso me obligaba a llegar a ser alguien en este mundo. Por eso me hicieron estudiar. Y como ve, tuve la suerte de que me nombraran oficial. En Francia me he dicho muchas veces, que yo había nacido destinado a no ser nadie y que usted creyó que podía llegar a ser alguien. He recordado que cuando nací, mis padres estaban pasando fríos y hambre y usted nos dio una estufa y unas mantas con qué comer. ¡No sabe cómo me ha sostenido pensar en todo eso¡
__Pero, capitán__interrogó mi padre__,¿cuándo lo he visto yo a usted hambriento y con frio?
 El capitán se irguió, se cuadró, hizo el saludo militar y dijo:
 __Yo soy aquel niño que usted bautizo con agua del Jordán.

Selecciones Junio 1945
Conclusiones:

Un hombre ve recompensada su fe antes de morir
*Debemos obedecer a la voz de Dios y no la del hombre.
*Las obras deben ser hechas con amor.
*Las palabras bien dichas levantan a las personas.
* Los padres deben concientizar a sus hijos sobre el esfuerzo que ellos han hecho para proveerles una vida mejor.
Entonces el rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero y me recogisteis, estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo y me visitasteis; en la cárcel y vinisteis a mí.

Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber?  ¿  Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos?  ¿ O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel , y vinimos a ti?

Y RESPONDIENDO EL REY, LES DIRÁ: DE CIERTO OS DIGO QUE EN CUANTO LO HICISTEIS A UNO DE ESTOS MIS HERMANOS MÁS PEQUEÑOS, A MI LO HICISTEIS.
MATEO25.34_40

No hay comentarios:

Publicar un comentario