viernes, 30 de marzo de 2018

VIERNES SANTO-CONQUISTA DEL ITZA Y REDUCCION DEL LACANDON

VIERNES SANTO- REDUCCION DE LACANDONES

HISTORIA DE LA CONQUISTA DEL ITZA Y REDUCCION DEL LACANDON
JUAN DE VILLAGUTIERRE Y SOTOMAYOR
MADRID
ESPAÑA
1701
En cualquier paraje celebraban los Religiosos los Oficios Divinos.
No por andar entre Montañas, Desiertos, y Despoblados, se olvidaba la establecida Virtud de los Religiosos, del mayor Culto de Dios, que en la posibilidad cabía, pues en el paraje donde les cogía cada Día de Festividad , la celebraban con toda solemnidad, de Misas, Sermones y Rezo de los Divinos Oficios, que a cada día y fiesta correspondía. Confesando y comulgando la gente y asistiendoles a los demás Actos de Virtud, que unos y otros podían executar, si estuvieran en sus conventos , o iglesías.en la ciudad: De que parece les daba Dios a entender visiblemente:por lo que sucedió, y todos vieron y oyeron, que fue lo siguiente: Habiendo compuesto la Ermita , para la Celebración de los Oficios de la Semana Santa, en aquel sitio donde se había hecho alto, en  la rivera del río, armandola de sus palos y enramadas, lo más decente que  se podía , como en otras ocaciones se hacía, donde se eparaba. Al empezar los Padres las tinieblas el Miercoles Santo por la tarde (que le decían las rezadas, por no haber numero para cantarlas), se puso en uno d elos árboles que caía sobre la Ermita, un pájaro Sesonte,que quiere decir, Ciésones, que se  estuvo cantando sin cesar así aquella tarde entera, como todo el día siguiente de Jueves Santo, sin haberse apartado, más que de una rama a otra, con tan dulce, armonios tesón, y tan admirables trinados y diferencias de voces, que despertó en todos la atención, admirando la profiada consonancía con que asistió esta Avecilla, celebrando a su modo, los Altísimos Mysterios  de aquellos Días, y como que se regocijaba de suplir, con su sonoro y armonioso canto, la música que faltaba en el Coro de los Padres, y de su Creador, por todos y de todos modos, sea alabado por todas  sus criaturas. 
CAPITVLO  DOZE
El Jueves Santo, después de haber celebrado los Divinos Oficios y cunplido toda la gente con el Precepto de la Iglesia, se partió el Padre Misionero Fray Pedro de la Concepción, con dos soldados, y siete  Indios a reconocer , si por  allí adelante se descubrían algunas más señales o rastros de Indios Infieles.
Y el Viernes Santo, después de acabados los Oficios, y Adoración de la Cruz, alzó de allí toda la Gente, y prosiguió la Marcha, por la Costa del Río adelante , ya cosa de cuatro leguas caminadas se hizo alto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario